staff
El gno. de Cristina Kirchner perdió toda autoridad moral
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

SOCIEDAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pérez Esquivel en SAO pidió sonreírle a la vida y del Gno. de Cristina dijo que es muy difícil construir diálogo

 

 

Marta Eva Amado

info@cronistasao.com.ar

-Julio 10 de 2013-

-Nota Especial-

 


(San Antonio Oeste).- La visita del Premio Nobel de la Paz entre los días 3 y 4 de julio se debió a lazos familiares y a su vez se la encuadró con las actividades del 108 Aniversario de la ciudad. Recibimiento protocolar, declaración del Concejo Deliberante como Visitante Ilustre y los actos con nombres a calles de reconocidos vecinos –uno de ellos a su familiar, extinto Ramón Guerreño- y en la plaza Centenario recibió presentes y el cariño de la comunidad –autoridades-instituciones educativas-sociales-religiosas-centros de estudiantes y vecinos-.

 

En los mensajes al público y la prensa, Esquivel recordó a los hermanos indígenas de Argentina que sufren marginalidad y dijo entre otras, que en este gobierno no hay diálogo. Sobre la cálida bienvenida de parte del intendente Iud y su equipo y que contrastó con el Gno. de Cristina, que no lo quiere recibir, aclaró el Nobel que no todos son monocordes. Y más tarde Iud –por solicitud de esta periodista- respondió que el tema de la figura de Adolfo Pérez Esquivel estaba por encima de algunas coyunturas del Gno. Nacional que podrían existir en este momento.

 

Los contactos para que Pérez Esquivel pudiera venir a San Antonio, no obstante su cargada agenda con compromisos a nivel nacional e internacional se debieron especialmente al familiar Pedro Guerreño, oriundo de esta ciudad y que desde hace un tiempo por cuestiones laborales está ausente. También intervinieron los integrantes de la Comisión de Asuntos Históricos y quien los representa, Adrián Osovnikar que dijo en el acto protocolar de bienvenida del día 3 a la tarde de sentirse feliz por concretar ese deseo tan importante.

 


Esquivel, durante el acto en el municipio se refirió al percance que tuvo Evo Morales, pte. de Bolivia, al quedar con su avión varias horas en Viena sin que le dieran espacio aéreo países de Europa. Dijo que Evo cambió muchas cosas en su lugar, tras superar la discriminación y el hambre.


También aludió a su estada en Roma –en los últimos días- que vio al Papa Francisco junto a hermanos indígenas de Argentina de la comunidad Qom –Félix Díaz y esposa- para que interceda ante el Gno. de Cristina con los reclamos. “Están sufriendo la marginalidad, les quemaron 17 viviendas, atacaron a uno de los hijos terriblemente, murió una sobrina de tuberculosis”, declaró con tono muy sentido.

Y enseguida se preguntó:

¿Cómo pasa esto en la Argentina?, ¿Cuál es el derecho que tenemos todos y todas?, ¿Qué sociedad construimos?

Además contó que cuando estuvo con el Papa le dijo: “Mirá desde acá no vas a poder hacer mucho, pero que esto se sepa, ayuda a visibilizar uno de los grandes problemas para ver cómo se puede corregir”.


También hizo públicas las palabras de Félix Díaz al Papa que le dijo: “Estoy muy emocionado de que usted me reciba. Yo no soy cristiano, pero me doy cuenta que desde aquí puedo hablar libremente y puedo compartir esto”.
Luego, el Nobel de la Paz reflexionó: “Creo que cuando hablamos de democracia significa derechos e igualdad para todos, no para algunos. Para todos y todas”.


Y haciendo hincapié en la diversidad de culturas, señaló que en Argentina hay muchas lenguas, que hay muchos pueblos con una sabiduría increíble. Y creo –dijo- que esto lo tenemos que reconocer.


Recordó el viejo proverbio: ‘si no sabes adónde vas, regresa para saber de dónde vienes’. Y otra vez preguntó sin esperar respuestas. ¿Sabemos de dónde venimos?, ¿Quiénes somos?, ¿Para qué?

Mencionó también que acompañó a los mapuches que reclaman en Buenos Aires el derecho a las tierras. “Tanto dolor, tanto sufrimiento, no nos tiene que ganar, tenemos que trabajar con esperanzas”, soltó.


Esquivel no se quedó regodeado en el dolor y profundizó su pensamiento.


Dijo que muchas veces, su vida lo lleva a zonas de guerra, de conflictos donde la muerte se presenta en todas partes y que sin embargo, en cada lugar de bombardeos de esas grandes potencias hay una esperanza. Y que si había esperanzas, es por una vida digna y que por eso se lucha.


Tras finalizar sus primeras palabras ante la bienvenida protocolar, remarcó que el trabajo que hace no es individual. Que hay miles y miles que caminan juntos, que construyen y que tienen esperanzas y que por eso le sonríen a la vida. “Por eso ustedes tienen que sonreírle a la vida”, dijo por último.


Minutos después, cuando terminó el acto, Esquivel charló unos minutos con la prensa.


Dijo que su llegada a San Antonio tuvo que ver con lazos familiares. Recordó que mucho tiempo atrás solía venir durante las vacaciones a Las Grutas y a Sierra Grande. “No había nada en ese entonces, los tíos Segovia eran maestros, enfermeros, madres, padres, hasta que se mudaron a Bahía Blanca y que después por su mujer, Amanda fue el parentesco con la familia Guerreño”.
También aclaró que en otras oportunidades estuvo en San Antonio por reuniones de trabajo relacionadas con la parte social.

-Después de la visita al Papa con Félix Díaz de la comunidad Qom y que tanto repercutió, ¿Hubo alguna respuesta por parte de la presidenta?, preguntó Carlos Novoa.

- No, lamentablemente, no –respondió Pérez Esquivel-. Pero lo que se hizo fue visibilizar el problema de lo que está pasando con los pueblos originarios en la Argentina. Si hablamos de derechos humanos, los derechos humanos son integrales, no es únicamente de lo que pasó durante la dictadura, que nosotros tratamos de llevar adelante, trabajamos para resolverlos. Pero también cuando se les quitan los derechos a los pueblos originarios, que les quitan las tierras, cuando sufren persecución y los que hay por la megaminería. Lamentablemente en este gobierno no hay diálogo, es muy difícil construir diálogo. Por más que hemos intentado, pero tenemos que seguir insistiendo. Hay muchos problemas hoy, por eso digo que la democracia es un paso a construir.


También el periodista Luis Uribe preguntó cómo explica la actitud de un gobierno que se autotitula nacional y popular y no quiere recibir a la comunidad Qom.

Esquivel respondió que son lamentables las contradicciones y que hubiera sido mejor que la presidenta los reciba. Que trate de resolver el problema territorial y no que se encierre en una negativa sin ningún tipo de diálogo. Y remarcó que si no se dialoga se profundizan los conflictos.

-Con 30 años de democracia en Argentina y que pase esto, ¿Qué opina?, pregunté.


-Bueno –respondió Esquivel- por eso dije que la democracia no se regala, si no que se construye.

-¿Hay como un doble discurso?, apuntó rápido Uribe.

-Lamentablemente, sí –soltó Esquivel-. Así que habrá que seguir insistiendo, trabajando, no desesperar, hasta lograr que se reconozcan los derechos de los más vulnerables.

Contestó también la inquietud de esta cronista sobre si el recibimiento que le hizo el gno. Municipal de Javier Iud –a diferencia del de Cristina- fue un buen mensaje para ella.

Esquivel contestó que cree que sí. “Dentro del Gno., no todos piensan igual, no es que son monocordes, hay un pluralismo y cada uno lo va a interpretar, esta es la política y hay que darle contenidos éticos y morales”, aclaró.

Sobre los contenidos éticos y morales, sostuvo que en Argentina estamos flojitos. Y con referencia a la cuestionada figura de Colón dijo: “Colón, no y los pueblos originarios, ¿qué?, ¿seguimos con un genocidio silencioso?, donde se mueren por tuberculosis, de hambre, no se respetan sus lenguas, entonces estas son las grandes contradicciones y por eso hay que levantar la voz y reclamar los cambios”.

Por último, se expidió en relación al trabajo que el Papa Francisco está haciendo. Dijo que es muy bueno y que está reformando porque hay unos líos tremendos en el Banco del Instituto para Obras de Religión –OIR- y que cree que está revitalizando toda esa estructura y que la está volviendo a los verdaderos valores del Evangelio.





 

 

HOME