staff
editorial
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

SOCIEDAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras notas sobre inseguridad!!!!

Vecinos autoconvocados expresaron preocupación por la inseguridad

Cuestionan a la policía modalidades de contro y la no identificación de quienes compran elementos robados

Jóvenes delinquen por problemas con drogas

Existe preocupación en contener a chicos con mayor riesgo social

Fuertes planteos a autoridades del poder Judicial y policiales de la localidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.cronistasao.com

Contacto: info@cronistasao.com

 

LA INSEGURIDAD VICTIMIZA A TODA LA CIUDADANÍA Y DESMERECE EL LUGAR QUE HABITA

 

Marta Eva Amado

info@cronistasao.com

-Nota de opinión-

-13 de octubre de 2014-


 



Fotografías archivo nota sobre inseguridad

“Queremos que como antes se vuelva a un San Antonio de puertas sin llaves”, señalaba días atrás, con nostalgia y también con enojo, una vecina y víctima como tantas en una radio local tras haber sufrido un robo en su casa, con el resultado de que el delito pasó a formar parte de por los menos seis que se cometieron en apenas horas. Algo inusual para San Antonio y Las Grutas.

Los ilícitos contra la propiedad en San Antonio y Las Grutas continúan en aumento. No obstante las distintas reuniones que vienen realizando los vecinos con autoridades en los ámbitos principalmente de la policía y la Justicia y que prometen una mayor prevención.

Por lo general quienes cometen los delitos son menores que están motivados por la adicción a las drogas para hacerse de un botín –aparatos electrónicos que los venden y así compran las sustancias prohibidas-. El sábado 11, entre las 20 y 20:10 vecinos autoconvocados de un barrio en SAO hartos por la inseguridad hicieron sonar sus cacerolas.

Lástima que de un tiempo a esta parte, San Antonio Oeste y Las Grutas ya no pueden calificar como sitios tranquilos para vivir, habiendo sido casi las excepciones en el país.

Y por si fuera poco, las personas tienen que disponer de recursos económicos extras, para adecuar sus hogares y enfrentar el nuevo fenómeno. Ponen rejas, alarmas, cámaras de seguridad, mientras que quien no está en buena situación financiera queda con mayor exposición frente al delito, porque, qué casa a la fecha no cuenta con televisor LCD, computadora, máquina fotográfica, celular u otros aparatos apetecibles por la delincuencia.

Pero no sólo la inseguridad afecta la economía de las familias, sino también la vida particular de cada integrante, precarizando el estado de la salud y las relaciones sociales. Según la especialista en psicología clínica, Silvia Justo en www.perfil.com , aseguró que el fenómeno conlleva a la “Pérdida de libertad subjetiva que genera síntomas compatibles al pánico: angustia, temor y queda inhibida la motricidad… Un robo –ejemplificó la profesional- trae pesadillas, problemas para contraer el sueño y agresividad”.

Por otro lado, autoridades de la Justicia rionegrina en una de las reuniones de vecinos autoconvocados, coincidieron en que la mecánica para realizar la investigación del ilícito se ajustaba de acuerdo a las leyes vigentes. Dijeron que sólo se podía efectivizar una detención si había peligro de fuga y posibilidad de alterar pruebas.

Entonces vemos cómo se cumple aquello que comúnmente y de forma irónica afirma la ciudadanía: “Los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra”. Y mientras tanto sigue la andanada de ilícitos y en el caso de que quien delinque sea menor y no encuentra contención en su familia, el Estado también permanece ausente para rehabilitarlo.

Y por el momento no hay solución al problema de la inseguridad y en mayor o menor grado, todos resultamos víctimas. Tras pertenecer a una comunidad que bajó su calidad de vida sumado a que el lugar que habita desmereció el estatus de pregonada tranquilidad y en la que el victimario es también víctima de su no elegida vulnerabilidad.

 

HOME