staff
editorial: voces nuevas en la política
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

SOCIEDAD

www.cronistasao.com

contacto: info@cronistasao.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fondos públicos enormes y discrecionales a la Túpac Amaru muestran perversa intencionalidad política

 

Marta Eva Amado

info@cronistasao.com

-nota opinión-

21 febrero de 2016


Los medios de comunicación del país dieron a conocer a raíz de un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN), unos tres videos referidos a la extracción de abultadas sumas de dinero del banco de Jujuy por responsables de la Túpac Amaru y enviadas a través del gobierno Central a tan solo días y uno antes de que asumiera el nuevo presidente.

Sin dudas, una maniobra corrupta discrecional, es decir realizada libremente según el parecer de la autoridad de turno cuando giró esos fondos públicos de todos los argentinos.

Y esa libre decisión de enviar el dinero a escasas horas de que dejara el poder Cristina Fernández seguramente escondió una perversa intencionalidad política. Que la Túpac Amaru fuera rehén en un futuro cercano y que pudiera actuar como fuerza de choque a los fines de deteriorar la gobernabilidad tanto del gobernador Morales de Jujuy o del presidente Macri tras proponer determinadas medidas antipáticas no convenientes al accionar de esa agrupación.

Y hasta resulta difícil poder explicar por qué el gobierno a cargo de Cristina Fernández desde por lo menos varios meses atrás de que finalizara su mandato ya había dejado de enviar fondos por ejemplo, a la provincia de Río Negro para que finalicen obras viales y de construcción de viviendas.

Era entendible el escaso beneficio político que le podía dar un rato después esta provincia. Tras haber perdido la gobernación su fuerza política (FpV) con el actual senador Miguel Pichetto y sobre todo que no contaba con un movimiento social de la importancia de la Túpac Amaru que agrupa a unas 300 cooperativas con más de 70 mil personas a cargo de la dirigente Milagro Sala.

Y que por los estudios de Lorena Moscovich, investigadora y profesora en Ciencias políticas de la Universidad de San Andrés, reconoció que si bien la Túpac Amaru no gobierna constituye un factor de presión muy grande que tiene la capacidad de armar una movilización con 10 mil personas de la noche a la mañana.

La situación referida colabora con la mentada “resistencia” propuesta por la agrupación kirchnerista y que está dirigida a cualquier gobierno distinto al suyo. Porque de acuerdo a su ideología quien piensa diferente es un enemigo y hay que combatir.

Es de esperar que tales prácticas corruptas discrecionales como el envío de abultados fondos públicos sin rendición a determinadas organizaciones sociales u otros estamentos dejen de realizarse.

Sí que continúe el giro de divisas hacia quienes las necesiten, pero con un control estricto y después la obligación de rendir cuentas a la ciudadanía hasta el último centavo.


 



INDEX