staff
editorial: voces nuevas en la política
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

SOCIEDAD

www.cronistasao.com

contacto: info@cronistasao.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elecciones 2015-balotaje presidencial Macri o Scioli


Llegó la hora para Argentina de un gobernante republicano humanista-ético

 

 

Marta Eva Amado

info@cronistasao.com

-nota de opinión-

22 de noviembre de 2015

 

 

 


Hoy, 22 de noviembre es un día festivo y de gran responsabilidad para toda la ciudadanía. Unos 32 millones de argentinos habilitados para votar tienen en sus manos el poder de elegir al sucesor de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero a partir del 10 de diciembre, fecha de asunción del nuevo presidente el que sea elegido –Macri o Scioli-, si quiere pasar a la historia como el gran gobernante republicano humanista-ético deberá recomponer a la Argentina. Tan vapuleada sobre todo en estos dos últimos períodos presidenciales. Donde prevaleció lo difuso en la división de poderes y entre otros el fomento al escarnio hacia quien pensara distinto a través de los medios de comunicación afines al gobierno.

La verticalidad absoluta para gobernar de Cristina Fernández favorecida por la composición mayoritaria de su fuerza en ambas Cámaras hizo que el poder Legislativo funcione como simple escribanía. No se produjeron sanas discusiones y ganados consensos y la aprobación de las leyes se limitó en su mayoría a un levanta manos de legisladores del mismo color político.

La situación de autoritarismo que se ejerció no solo quedó en las esferas del poder, sino que se trasladó al interior de la sociedad. Un pensamiento o grupo de ideas era el correcto y quien no postulaba merecía estar en contra de los intereses de la Patria. Se popularizaron las denominaciones: gorilas, está con la corpo, es de derecha. De ahí que se resquebrajó el tejido social y dio lugar a la mentada grieta entre los argentinos. “A ellos, señaló en un discurso la presidenta con motivo de la muerte del fiscal Nisman en enero de 2015-, les dejamos el dolor y nosotros la alegría”.

Tampoco el poder Judicial –salvo excepciones- mostró indicios de independencia con el ejecutivo ya sea a través de fallos o de causas que quedaron abandonadas por representantes adictos. Las denuncias de enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner, las que hiciera el fiscal muerto que ni siquiera se analizaron y otras afamadas que quedaron para la historia en los grandes titulares de la prensa.

Por lo antes expuesto y por otras muchísimas razones derivadas en la misma línea, ante la manera autoritaria en el ejercicio del poder de la actual presidenta, creo que ahora el país necesita de un gobernante con atributos distintos. Que tenga convicciones republicanas –división de poderes- y desde la ética que pueda abarcar de manera comprensiva y humana a todos los habitantes de este generoso y rico suelo argentino.



 

 

 

 

INDEX