staff
editorial:la quita del logo, gestión...¿un ejemplo para imitar?
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

Los bomberos argentinos que viajaron a Houston con los instructores de esa ciudad de EE.UU.

SOCIEDAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oscar Armengol también de la provincia de Río Negro que viajó a Houston

 

 

Las notas del Cuartel Bomberos Las Grutas Walter Beilacher en cronistasao, desde 2008!!!!!

El repentino adiós de Walter Beilacher-2008-

Bomberos de Las Grutas, fotografías artísticas, simulación de contaminación-2009-

Bomberos de Las Grutas, simulacro de derrame-2009-

El cuartel de Bomberos de Las Grutas, charla con Honorio Lavigne-I nota-2009-

Homenaje al bombero Oscar Gutiérrez-2009-

Los sueños de Oscar Gutiérrez-2009-

Walter Beilacher, el Cuartel de Bomberos de Las Grutas-2009-

Bomberos de Las Grutas en Chile-2009-

Bomberos de Las Grutas se capacitaron en Chile-2009-

El cuartel de Bomberos de Las Grutas-charla con Honorio Lavigne-II nota-2009-

Con acciones en pro del ingreso y una capacitación de avanzada-2010-

Un equipo de entrenamiento móvil ayudará a ingresar al foco del siniestro-2010-

No solo prepara para apagar incendios-2011-

Cada accidente tiene después su tiempo de análisis-2011-

La organización en protocolos, la forma de trabajo del bombero-2011-

Damián Lavigne realizó curso internaciona-2011-

Temporada 2010-2011-2011-

Las intervenciones pasan al RENI-2012-

Normas claras con el nuevo departamento de normalización-2012-

Damián Lavigne, bombero oficial de escuadra, único orador en exposición internacional-2012-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuartel de Bomberos Las Grutas Walter Beilacher

 

EL VIAJE A HOUSTON DEL BOMBERO OFICIAL DE ESCUADRA DAMIÁN LAVIGNE

Por: Marta Eva Amado

info@cronistasao.com.ar

 

-enero 15 de 2013-

-nota especial-

Fotografías viaje a Houston-Damián Lavigne-

 

Damián Lavigne estuvo cerca de doce días en la ciudad de Houston –EE.UU. –estado de Texas- hacia fines de octubre y primera semana de noviembre de 2012, para un entrenamiento sobre incendios de estructuras y guardias especiales. Hizo el viaje por un plan de la Academia Nacional, junto con otros dieciocho bomberos y dos coordinadores –todos de Argentina- y con su par Oscar Armengol representó a la provincia de Río Negro.

La entrevista con Damián Lavigne tuvo lugar en el Cuartel de bomberos de Las Grutas unos días antes de que finalice el año. El tiempo que transcurrió de su particular experiencia le permitió aún más considerar algunos aspectos relevantes de la estadía y la forma de vida de los norteamericanos, en especial, en las grandes ciudades como en este caso, Houston, que es la cuarta de EE.UU. con unos dos millones de habitantes.

-¿Los bomberos son voluntarios, como acá?

-Dentro de la ciudad no, pero saliendo sí, hay cuarteles de bomberos voluntarios –dijo y comenzó a buscar en la computadora fotografías de la estada en Houston-.

Mientras tanto, Damián explicó que la diferencia entre los bomberos de Argentina y de EE.UU. radica sobre todo por el equipamiento y que se da por una cuestión económica. Dijo que dentro de la ciudad esas fuerzas dependen del Estado y que cubren por lo menos un 85% de las intervenciones, porque además de realizar el servicio propio hacen el del hospital ya que esa institución no cuenta con ambulancias.

-Los bomberos, son todos paramédicos, entonces por eso cubren un servicio tan amplio, precisó enseguida.

Damián sostuvo que la diferencia está en la parte económica. Que se nota en la aplicación de la técnica y en la posibilidad de realizar distintos trabajos por el adelanto del equipamiento. Reconoció también que desde la teoría no vieron nada nuevo. “Quiere decir que no estamos tan mal acá”, concluyó después.

“Este camión –señaló al tiempo que revisaba una lista de fotografías desde la PC- en particular es el único en todo Houston y tiene más de 30 millones de dólares en equipos y hay otro –agregó- todavía más grande de una Unidad de Rescate y que yo personalmente nunca había visto algo igual como ese”.

-Ah!!!, tienen como acá, el camión escalera, dije.

-Sí, -contestó rápido- nada más que esa escalera es nueva, muchísimo más nueva que la de acá. Un camión 2009 ya no está en uso –remarcó- en cambio nosotros tenemos cuarteles con vehículos 2009 y acá son nuevos.

También contó que en la Academia de Houston se quedaron sorprendidos por el buen entrenamiento que tenían los bomberos de Argentina. “Terminábamos con las simulaciones y les decíamos si podíamos seguir laburando, pero no nos dejaban por cuestiones de horario ya que entrenábamos desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde. Ninguno del equipo tuvo problemas, por ejemplo, de que parara y dijera: estoy cansado, nada, en ningún momento tuvimos esa dificultad”, recordó Damián Lavigne.

 

Los últimos dos días hicieron guardia en una de las compañías. Allí comieron y durmieron y recordó que por lo menos cada 15 minutos salían y cubrían las emergencias.

-¿Qué tipo de casos?, pregunté.

-De todo, contestó- desde un dolor de panza hasta un incendio, allá el único que te puede atender en la calle es un bombero, la ambulancia por dentro es un hospital. Tiene todo lo que se te pueda ocurrir que lleva un vehículo de emergencia. Hacen entubación endotraqueal, electrocardiograma, desfibrilación y otras intervenciones, además lleva una computadora que te va tirando los datos que necesitás.

Asimismo contó que la compañía tipo cuartel dispone de cocina, habitaciones, gimnasio y sala para mirar TV entre las varias dependencias.

-¿Ves? –apuntó desde la PC- este hombre pasó por ahí, se sintió mal, le bajó la presión y se acercó al cuartel. Se le hizo un electrocardiograma, te aclaro que allá cada paramédico tiene el suyo.

Dijo además que quien está en la ambulancia no se preocupa por el abastecimiento.

Cada dos días llega un camión grande, baja alguien y se fija qué falta. Y después de contar, saca de su carga y completa el stock.


-Ni siquiera deben pensar que tienen que ponerle nafta al vehículo, dije.

-Claro, -respondió- si vos sos chofer te encargás de manejar, no de otra cosa. El bombero se ocupa de ser bombero y el que es jefe de ser jefe.

Recordó además que la comida estaba hecha con condimentos demasiado picantes y que no le gustó.

-¿El desayuno era el Americano?

-Sí, -dijo- había en una mesa grande comidas de todo tipo. Papas al horno, panceta, fritos, arroz, avena, chorizos, omelette, cereales, cremas…

Contó que allá toman mucha gaseosa en vasos enormes y que en los restoranes no la cobran. Los mozos pasan por las mesas y los llenan cada vez. La comida sale tanto como unos 20 dólares y repiten la cantidad que quieren.

-¿Viste mucha gente excedida de peso?

-Sí, EE.UU. es la comunidad más obesa del mundo. Comen porquerías todo el día, añadió.

Sobre la inseguridad dijo: “No vimos mucho, pero sí, la ciudad de Houston es como toda ciudad grande, en el centro todo muy lindo, pero a las afueras…”.

A nosotros nos tocó –continuó después de unos escasos minutos-. Salimos en una emergencia a las 4 de la mañana y fuimos a un lugar que tenía muchos condominios de pandilleros. Llegamos y afuera estaba apostada la policía con las armas en la mano. Y en la casa encontramos a un tipo que tenía un tiro en el hombro y lo atendimos, mientras que él también tenía el arma a su lado.

Otra vez nos pasó -apuntó luego- que nos dieron un alerta cuando estábamos en el hotel y habíamos ido a fumar un pucho a la esquina. Porque fumar adentro no se puede y afuera, solo a determinados metros del acceso. En el que estábamos podías hacerlo de la puerta a unos veinte metros y éramos varios y nos fuimos a la esquina donde había un semáforo. Allí, charlábamos y mirábamos a los autos que pasaban, todos nuevos. Y en eso salió uno de los coordinadores y nos dijo: vengan por favor, quédense en la puerta del hotel.

-¿Por qué? –dijimos- si no es tan tarde, eran más o menos las 9 y media de la noche.

-No, -dijo el coordinador- a esta hora no les roban, pero en los semáforos si se quedan cerca les puede pasar algo.

Damián contó que les previno porque allá funcionan mucho las pandillas, como en las películas. Y lo que hacen es que para que alguien pueda ingresar a sus filas tiene que matar a una persona cualquiera, sería algo así como un bautismo o iniciación. Entonces van a un semáforo y el que se inicia, cuando elige un blanco da unos cuatro tiros y después todos desaparecen con la rapidez propia de ese tipo de bandas.

O sea –repitió- si te quedás ahí, te pueden matar y eso pasa. Pero en realidad no vimos nada y como te conté antes, en las salidas, sí, íbamos a barrios muy complicados.

-¿Los bomberos van armados?, pregunté.

-No, y adonde nos tocó salir a pesar de haber sido un lugar bastante complicado, la gente fue muy respetuosa, porque allá el bombero cubre todos los servicios y es en el único lugar que no cobran.


Finalmente Damián dijo que la experiencia de viajar a Houston le resultó muy interesante y que además con el grupo tuvo la oportunidad de conocer una sede de la NASA.



 

 

Hasta la siguiente nota y gracias por leernos!!!!

 

 


HOME