staff
editorial: Para privados y de afuera la Casa de la hria y la Cultura "Néstor Kirchner"
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

SOCIEDAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Momentos del retiro Vipassana en el salón de Complejo Horizonte, en Las Grutas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL MONJE BUDISTA, BHANTE HOMOGAMA KONDANNA DIRIGIÓ RETIRO VIPASSANA


Fueron diez días en Las Grutas lejos del bullicio y de las obligaciones habituales para dar paso a una mente concentrada y
serena

 

Marta Eva Amado

info@cronistasao.com.ar

-marzo 26 de 2013-

-nota especial-

Intérprete: periodista Claudia Monasterio

Colaboración: Patricio Fraga

Bhante a través de la intérprete Claudia Monasterio que lo acompaña desde hace unos 25 años explica entre otras cuestiones los beneficios de la meditación Vipassana propuesta por Buda

Es la tercera vez, aunque no en forma sucesiva que el retiro Vipassana, -tal como lo enseñó Buda unos dos mil quinientos años atrás- se hace en Las Grutas y en este caso entre los días 8 y 17 de marzo con la participación de cerca de veinte personas. Antes fue en El Peregrino, en la Casa de Nazaret y ahora en Complejo Horizonte y para quienes del Valle de Río Negro acompañan al monje budista Bhante, del país insular Sri Lanka, -sudeste de Asia- desde que comenzó los viajes cuando pisó suelo argentino ya suman unos 25 de los treinta que viaja por el mundo y trasmite esas enseñanzas milenarias.

De acuerdo a datos que aportó Patricio Fraga, Bhante inició la gira del año 2013, el 14 de diciembre de 2012 y la terminará recién el 30 de mayo. Salió de la ciudad de Colombo –Sri Lanka- y hasta el momento estuvo en Londres, Atlanta, Quito, Buenos Aires, Las Grutas y Santiago de Chile, al 11 de abril. Todavía le quedan los destinos de Los Ángeles, Minneapolis y de nuevo Londres, para llegar por último al suelo natal y donde dirige entre otras actividades, en Moratuwa –unos 20 kilómetros de Sri Lanka-, el Monasterio Siresena Meditation.

Bhante tiene cerca de 72 años y aparenta muchísimos menos, de piel morena, cabeza rapada y figura esbelta y mediana, hablaba en inglés por eso que se manejó con la intérprete Claudia Monasterio que lo acompaña durante los retiros desde hace 25. De ojos marrones de un brillo intenso, pequeños y vivaces, viste hábitos tipo túnica de color canela al igual que la indumentaria afín que utilizó pero en otros tonos del ocre, como la gorra con visera y otra de lana tejida, camiseta, pullover, campera y la típica bolsa que identifica a la orden de monje mendicante a la cual pertenece.

Con un hablar pausado y a la vez sereno y profundo mantuvo la entrevista de unos 25 minutos que concedió a través de la periodista Claudia Monasterio y que reproduzco tal esa interpretación.

¿Por qué eligió ser monje budista mendicante?

Después de unos segundos de silencio respondió.

-Huuuu, yo no tuve la oportunidad o posibilidad. No tuve mucha elección, porque quería una orden organizada y disciplinada. Hay monjes y hay monjes y órdenes y órdenes de monjes. También hay gente que se recibe que hace la escolatura, que estudia para monje y no tiene una necesidad tan grande como la que yo buscaba.

Y continuó la intérprete Claudia-, Él buscaba algo que tuviese una disciplina. Y cuando se encontró con ese tipo de monasterio en Londres, que era de estudiantes de Ajhan Chah en Tailandia, quedó impresionado por la disciplina que tenía en su orden. Se encontró con muchas personas que estaban estudiando para monjes y que era como carrera académica y en esa situación no había una disciplina que él buscaba, inclusive de esos mismos que estaban estudiando a nivel académico o universitario, le dijeron, le recomendaron esa orden.

Bueno, entonces no le quedó mucho más para elegir. Y el motivo por el cual se hizo monje, a ver, -hizo una pausa y continuó- uno de chico tiene sueños.

Claudia explicó que Él pudo lograr todos los sueños que tuvo. Se fue a estudiar a Londres, estudió ingeniería, anduvo en los mejores autos lujosos que se pueda imaginar, más otras cosas. Y todo esto lo hizo por correr detrás de la felicidad, entre comillas, pero una vez que se dio cuenta que ya había podido juntar lo que había pedido para ser feliz, tenía un auto, una mujer, se dio cuenta de que no era fácil ser feliz así. Porque basaba su felicidad en las cosas que podía adquirir (se rió) y entonces se dio cuenta que el trabajo que tenía que hacer era interno.

No ser esclavo de los deseos, tener control sobre ellos y no había más nada que hacer para encontrar la felicidad.

Y otra que le quedaba por hacer, para buscar ese concepto de felicidad era casarse. Todos los amigos estaban casados y realmente no era un tema que impresionara mucho –se ríó- Y entonces como deducción no había nada que lo hiciera feliz, lo que había comprado y podía comprar. También su idea era vivir en un bosque, por eso eligió ser monje mendicante.

Por lo de mendicante explicó que los demás le proveen lo que necesita. Dijo que no cobra por meditar y que la gente tiene que organizarse para que Él pueda viajar. Está todo organizado. Junta el dinero que la gente colecta y devuelve el equivalente del tique que le dan y lo que le sobra lo destina al monasterio.

Contó asimismo que el trabajo que hace tiene que ver con su función. Pero que no hay muchos que lo hagan. El que sale a hacer todo esto, convengamos que se necesita toda una logística, de alguien que organice todo, no es fácil. Entonces lo que Él hace, como no es fácil no lo hace mucha gente.

Dijo también que hace los viajes para ayudar a la gente y que ese es el beneficio.

“Por lo que yo sé, este es el único modo que hay para cambiar a la gente. Nuestros hábitos son tan fuertes, sobre todo el hábito de reaccionar que tiene la mente, solamente la meditación puede cambiar los hábitos reactivos, por ejemplo, le piden algo que no le gusta y reacciona”.

Todos los países que ha visitado han tenido algún beneficio, lugares muy distintos con gente muy distinta. Por ejemplo, Los Ángeles no tiene nada que ver con Buenos Aires y Buenos Aires con Chile.

Explicó que Quito fue muy bueno por los mejores resultados. Recordó que en Ottawa –Canadá- hubo un grupo muy importante. Pero desde el momento que empezó a ir a Vancouver, Ottawa dejó de funcionar.

Siempre tiene que haber gente que organice la llegada para poder ir a un lugar, remarcó enseguida. Y uno especial y que no ha tenido problemas es en Suiza con una persona que organiza los cursos desde hace 25 años.

-¿Respecto de las enseñanzas de Buda, si bien todas son importantes, hay alguna que sea clave?

-La teoría también es importante, pero no se puede decir que una cosa es más importante que la otra, explicó. Sin la práctica de la meditación, no se pueden aplicar en el individuo las enseñanzas. Sería un budista intelectual, no se sacaría la aversión habitual que todos tenemos en el accionar cotidiano. Si uno estudiara solo las enseñanzas tendríamos solamente el conocimiento intelectual de las enseñanzas, pero si no se practica con la meditación, no hay posibilidad de corregir.

-¿Pero, solo meditación?

-Al menos hay que aprender a meditar, y de ahí a partir de la meditación se llega a la percepción directa y así se aprenden las enseñanzas directamente.

Dijo que el Buda a través de la meditación se dio cuenta y conoció la naturaleza del pensamiento, de la mente y del cuerpo. Y que entonces con su experiencia de pasar por la meditación nos enseñó a nosotros.

Sostuvo además que sin meditación sería como tener un libro en la biblioteca, en la cabeza las enseñanzas. En cambio si se aprende a meditar, lo que se tiene en la cabeza se vivencia y queda para uno. A través de la percepción directa se aprende lo que significan las enseñanzas, sin la meditación no se puede hacer.

-¿Qué propondría a las familias para que haya un cambio en la sociedad?

-Llegando antes a fundar una familia en paz, entonces también la familia será con paz.

Y después al preguntarle si continuará por mucho tiempo estos viajes por el mundo respondió que no piensa con respecto a eso.

Dijo que va a seguir en la medida que se presenten, si se presentan viene, si no se presentan, no viene. Y a lo mejor si su cuerpo le presenta algún problema y le demuestra su edad, deja de salir, hasta el momento no está pensando ni en seguir ni en parar. No piensa ni en seguir, ni en no parar. Una cosa a la vez, sentenció con calma.

Por último comentó que vino a Las Grutas en privado, a diferencia de lo que sucede cuando llega a la ciudad de Roca que está más expuesto a la gente. Recordó que allí fue a la TV, a la radio, al diario y que más bien acá consistió en una visita privada y que por lo general se programan para dentro. También añadió que cuando estuvo en Bariloche y en Villa La Angostura fueron públicas, pero que acá no se supo que estaba.

-¿Quizás siendo públicas asista un número mayor de personas a los retiros?, dije.

Seguro que es así, -respondió- por eso la mayoría viene de Roca, porque ahí fue donde más expuesto estuve.

 

 

 

 

 


HOME