staff
editorial
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

HOME

SEGÚN VEO EL MUNDO

Por: Ángel Omar Pezzot

grapezzot@hotmail.com

-30 de junio de 2014-

 

 

 

En 1886, Emilio Mignone publica Iglesia y Dictadura y causa grab impacto en la clase política y miembros de la Iglesia católica de Argentina

Desde acá, las otras notas de Ángel Omar Pezzot!!!

Obama al gobierno, Wall Street al poder

Los "Cincuenta Años" de la Revolución Cubana

Cómo se cuenta la historia-la comparación entre Perón y Aramburu

Los 33 años del Golpe Militar

El Cordobazo

Evo Morales, el presidente indígena

El golpe en Honduras

Patagonia, política y latifundio I nota

Patagonia, política y latifundio II nota

Retenciones y otras yerbas

El chupe, chupe, chupe, no deje de chupar

Democraccia y neoliberalismo en el Siglo XXI

Gatillo fácil, pero contra el pueblo

Los ernestinos, el papel prensa y los medios de desinformación

Mr.Obama

Un negro tiempo de horror

Videla y su reivindicación en la matanza

25 de Mayo de 2010

El sistema capitalista

Memoria y justicia

Tragedia en Once, país en "vías" de desarrollo

El engendro de la isla Jekyll

24 de marzo 1976, golpe subversivo cívico clerical y militar

Malvinas, 30 años después

Terrorismos en pugna

La democracia y el estilo de vida occidental y cristiano

Licencia para matar

Violencia en el imperio democrático

Qué es el poder

A dos años de la muerte de Kirchner

Ernesto Che Guevara

Hasta la victoria siempre, comandante Hugo Chávez

El fallecimiento de Jorge Rafael Videla, un general subersivo y genocida

Los collas

Evo Morales y el accidentado viaje por los cielos de la demócrata Europa

Terroristas, torturadores y ahora, prófugos

Las PASO del 11 de agosto

Macri y la cofradía del Círculo Rojo

Hitler-Videla y las palabras de Durán Barba

Los compatriotas villeros

Madres de la Plaza de Mayo

El servicio militar obligatorio

 

 

 

 

 

IGLESIA, VIOLENCIA, DESNUTRICIÓN

 

 

Ángel Omar Pezzot

grapezzot@hotmail.com

-30 de junio de 2014-

 

 


No hace tanto tiempo, la Conferencia Episcopal habló de violencia. ¿Cómo pueden hablar de violencia, los caraduras obispos, cuándo esa misma barbarie de los milicos se llevó 30 mil víctimas? En aquel entonces, los “pastores” cerraron el pico y apoyaron el golpe cívico, clerical y militar.

¿Cómo no se iban a callar, si el subversivo dictador Videla les regaló una jubilación casi a la altura de la de un juez de la Nación -exactamente un 70%-?

En honor a la verdad debemos decir que la jubilación que les regaló Videla a los casi 70 obispos, solamente unos pocos no la aceptaron -fueron los hermanos de Neuquén, Río Negro, Quilmes y dos o tres más-. Nuestro reconocimiento a ellos, a quienes la dádiva deshonrosa no les hizo cerrar la boca. La mayoría sucumbió ante el César y la Biblia quedó junto al calefón. Qué vergüenza!!!!!, el Señor los está esperando para indicarles el camino al infierno.

También se callaron, cuando los subversivos militares le regalaron al obispado, la exvivienda presidencial, ubicada en la calle Suipacha de la Capital. ¿Y con qué derecho la milicada regaló bienes del Estado? Es hora de que el obispo de la ciudad de Buenos Aires tenga un poco de vergüenza y la devuelva, para alojar allí a tanta infancia desamparada, que ellos estiman en un millón doscientos mil niños.

¿Por qué no hicieron estadísticas, cuándo los subversivos militares se apoderaron de la presidencia? ¿Cómo puede ser que ahora ven la violencia y la pobreza en la democracia y no repararon en la violencia del terrorismo del Estado? Señores del episcopado católico, nunca he visto tanta hipocresía y cinismo!!!! Por algo será!!!! Vaya a saber en qué andaban!!!!

Pero para que no queden dudas al respecto…Un par de días antes del fallecimiento del asesino Videla en un reportaje periodístico, ese “buen hombre” afirmó rotundamente que el accionar de las Fuerzas Armadas –FF.AA.- contó con el apoyo de la Iglesia.

Señores del episcopado: para ustedes también hay un “Nunca Más”. Pidan perdón a las Madres y Abuelas, porque negaron el ingreso, no sólo a la Catedral, sino a la asistencia espiritual que les correspondía dar.

Sepan que no hay cielo que dé perdón, para el que oficia de cómplice, porque la confabulación fue premeditada, ninguno puede alegar ignorancia.

Tengan presente en todo momento que a los pobres no los creó Dios, sino que los generó un sistema basado en la usura, que es la esencia del sistema capitalista.

HOME