staff
vandalismo en SAO
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

 

HOME

RINCÓN LITER-ARTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hugo Salinas con su inseparable guitarra musicaliza poemas de Don Teo

 

Otras notas de don Teo!!!!

Las tipas mejores que conozco

Navidad en Las Grutas

Seguir vivo

Pulperos

Hubo un Abril

Invierno

Identidad patagónica

Hablemos de duendes I nota

Hablemos de duendes II nota

Hablemos de duendes III nota

Hablemos de duendes IV nota

Calfú

Río Negro -Patagonia-poema

Mi pueblo nuevo

Senectud

Viejos son los trapos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las primigenias danzas tribales mezclaban gritos rítmicos, más tarde palabras y música; después fueron los salmos, las letanías, las canciones patrióticas y las épicas. Los antiguos griegos a esa poesía cantada la llamaron lírica porque los versos se entonaban acompañándolos con una lira. Mis pobres versos patagónicos no conocieron la lira pero algunos se metieron en la guitarra de Hugo Salinas, mi amigo. Una tarde de nostalgia desenredé estos versos, simplemente para decirle gracias.

 

AMIGO, ¡TU GUITARRA!

 

 

Don Teo - Doroteo Oscar Prieto

Don Teo-Doroteo Oscar Prieto-Las Grutas-

gruterias@yahoo.com.ar

 

AMIGO, ¡TU GUITARRA!

 

Melancólico el tiempo del recuerdo
se recuesta en el mar y hace memoria,
lo distrae en el aire algún retumbo
que menciona aquel “Grupo Patagonia”.

La amistad quedó intacta, y la emoción
se fue rumbo a Regina en tu guitarra;
yo quedé frente al mar con el silencio
que a menudo me nombra la añoranza.

Se escaparon del tiempo aquellos tiempos,
los asados de entonces y esas farras;
se enfermaron de olvido los recuerdos;
¡sin embargo nos queda tu guitarra!

Me miran desde lejos tus canciones
queriendo corregir tanta distancia
y vuelven otra vez las emociones
si escucho la emoción de tu guitarra.

Parece que el sonido de sus cuerdas
endulza con sabores de manzana
el ancho y viejo azul de la marea
que guarda el diapasón de tu guitarra.

Amigo, si te digo lo que digo,
lo digo con un dejo de nostalgia:
¡por suerte retornás de tanto en tanto,
por suerte siempre andás con tu guitarra…!

 

 

HOME