staff
editorial: vandalismo en SAO
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

 

HOME

EDITORIAL

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno de los tantos hechos de vandalismo: la destrucción del esqueleto de una ballena que fue expuesto a la comunidad como atractivo turístico en Las Grutas -fot. Prensa Municipal-

 

 

Desde acá, otras editoriales!!!!

Los 103 años de una ciudad que avanza...

El problema de la basura

¿Hay reglas claras para el uso equilibrado del ambiente?

El crimen de la taxista de SAO

Repensar a Las Grutas

Inseguridad más individualismo

Una ciudad marítima con futuro

La participación en SAO

La violencia como expresión en SAO

Turismo de bonanza y pesca con desventura en SAO

Las voces por el sí a la municipalización de Las Grutas

Los tambores de cianuro en campo costero de Las Grutas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VANDALISMO EN SAO

 

 

De un tiempo a esta parte, los vecinos soportan una seguidilla de hechos vandálicos que si bien no dan en el blanco en forma directa, se producen en las estatuas, monumentos, luminarias, carteles, lugares públicos, paredes y en otras partes de la ciudad.

Algunos pasan desapercibidos porque el daño económico no es de gran consideración, aunque sí moral hacia los individuos que van dirigidos, como por ejemplo los grafitis en los paredones o las roturas de carteles de contenido político partidario, como sucedió apenas días atrás con el de la figura del intendente Javier Iud. Los que revisten mayor gravedad se conocen a través de comunicados de prensa del municipio y rápidamente toman estado público.

Por lógica se repudian los hechos vandálicos. Se suele hablar de inadaptados sociales y el dedo acusador muchas veces recae sobre jóvenes que actúan en grupos o solitarios, no en la mayoría de los casos y que carecen de contención familiar y un sinnúmero de dificultades más.

Pero… la sociedad en su conjunto participa de alguna manera para que se produzcan las situaciones vandálicas y este es el otro dedo que señala.

Sin lugar a dudas la familia es la primera y principal responsable en el ámbito de la formación, pero al estar tan desmembrada le corresponde al Estado suplir esas deficiencias.

¿Sería posible disminuir este panorama de violencia frente a:?

-Políticas sociales que dejaran de lado al clientelismo con el acarreo de votos, sobre todo en estos tiempos electorales?

-Una escuela con un gabinete suficiente de especialistas en la rama de la psicología que ayudara a superar los conflictos a los jóvenes y a las familias? ¿Además de que asegure la calidad de los programas de estudio con la práctica regular del deporte?

-Responsables de los medios de comunicación en especial de la TV, que se preocuparan por revisar la agenda?¿ Dónde por lo general prevalecen la violencia, el sexo que muestra con desenfado, la visión de que el tener logra la felicidad y el excesivo consumismo, valores negativos que generan insatisfacción y más hechos violentos?

-Referentes políticos, gremiales y sociales con imágenes honorables y limpias de toda corrupción? ¿Y un simple ciudadano con una conducta basada en la solidaridad y la paz?

La tarea es de todos, una empresa difícil y comprometida pero no imposible. Quizás así, puedan disminuir los dedos que siempre acusan y aquellos que señalan en la responsabilidad.

 

HOME