staff
editorial: la imagen de sospecha de corrupción de la presidente desampara
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

www.cronistasao.com

contacto: info@cronistasao.com.ar

EDITORIAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde acá, otras editoriales!!!!

Los 103 años de una ciudad que avanza...

El problema de la basura

¿Hay reglas claras para el uso equilibrado del ambiente?

El crimen de la taxista de SAO

Repensar a Las Grutas

Inseguridad más individualismo

Una ciudad marítima con futuro

La participación en SAO

La violencia como expresión en SAO

Turismo de bonanza y pesca con desventura en SAO

Las voces por el sí a la municipalización de Las Grutas

Los tambores de cianuro en campo costero de Las Grutas

Vandalismo en SAO

La quita del logo "Gestión Albreu", ¿un ejemplo para imitar?

Para privados y de afuera, la casa de la Hia. y la Cultura del Bicentenario

El gobierno de Cristina Kirchner perdió toda autoridad moral

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La imagen de sospecha de corrupción de la Presidente desampara

 

-noviembre 29 de 2014-

 



En esta última semana asistimos a un revuelo tipo enojo del Poder Ejecutivo junto a sus ministros y leales del Legislativo, porque la Justicia está investigando los negocios particulares poco claros de la presidente Cristina Fernández y la enorme evolución de su patrimonio desde el 2003 a la fecha, que coincide primero con la presidencia de su marido Néstor Kirchner y después con la de ella y los casi dos períodos cumplidos.

Pareciera que tal medida fuese un delito, solo por investigar a la Primera Mandataria de la República, cuando su imagen, para el ejemplo de la ciudadanía y darle apoyo debiera ser sin manchas, libre de toda sospecha de corrupción.

En uno de sus discursos, la Presidente dijo que se sentía como una Madre para los argentinos y argentinas. Por lo general, las buenas madres despiertan en sus hijos una sincera admiración. Sus virtudes se destacan y hasta se llegan a imitar y a veces trascienden como ejemplos familiares de generación en generación.

Una ciudadanía que desde la clase política que gobierna –al menos quienes están sospechados y con procesos- no recibe ejemplos de ética se siente huérfana. Pero no de madre, -señora Presidente- sino de figuras para imitar y que signifiquen un sostén en la lucha diaria para cumplir con las obligaciones del hogar y tributarias, las que imponen las leyes y que debieran respetar todas y todos.

 

 

HOME