staff
editorial: el gno. de Cristina Kirchner perdió toda autoridad moral
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

 

HOME

EDITORIAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde acá, otras editoriales!!!!

Los 103 años de una ciudad que avanza...

El problema de la basura

¿Hay reglas claras para el uso equilibrado del ambiente?

El crimen de la taxista de SAO

Repensar a Las Grutas

Inseguridad más individualismo

Una ciudad marítima con futuro

La participación en SAO

La violencia como expresión en SAO

Turismo de bonanza y pesca con desventura en SAO

Las voces por el sí a la municipalización de Las Grutas

Los tambores de cianuro en campo costero de Las Grutas

Vandalismo en SAO

La quita del logo "Gestión Albreu", ¿un ejemplo para imitar?

Para privados y de afuera, la casa de la Hia. y la Cultura del Bicentenario

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL GNO. DE CRISTINA KIRCHNER PERDIO TODA AUTORIDAD MORAL

 

-mayo 23 de 2013-

 


Lástima que no fue por una partida de truco. Sino por la inmensa corrupción en que está envuelto, cuando se destapó la gran olla del dinero que zarpaba en valijas desde la Casa Rosada hasta Santa Cruz. Y lo peor que ahora –por más que quiera hacerse el distraído y silenciar a la prensa- la ciudadanía quedó sin la representación moral de sus gobernantes.

Y el daño que ocasionó en la sociedad no tiene límites. Más allá de las pérdidas que implican para el país los millones y millones de dólares-euros que partieron para los bolsillos de la gente sin escrúpulos. Pulverizó la confianza de la mayoría que en las últimas elecciones confiada le dio su voto para la gran transformación.

Estos momentos en que vive el país son graves y demasiados fuertes. Sin duda que quienes sostienen lo indefendible lo hacen o por cuidar su lugar o por mantener de alguna manera las instituciones.

Que de acá en más, por el bien de todas y todos, el gobierno de Cristina Kirchner logre encontrar el rumbo moral para conducir los destinos del país. Y que cuando sea oportuno, la Patria no olvide de demandar tanta inmoralidad.

 

 

 

HOME