staff
se lo preparó para que pueda flotar y ser llevado al sitio del hundimiento en Las Grutas
editorial: inseguridad más individualismo
contacto
tiempo y mareas
clasificados
ediciones anteriores
economía nacional

 

HOME MARZO ABRIL

HOME ACTUAL

El "Don Félix" cuando estaba en la marea de San Antonio Oeste-fotografía poco antes de que fuera hundido -21-11-07, para formar el Parque Submarino Las Grutas

CRÓNICAS DEL AYER

 

era muy particular con la cabina arriba y en la proa

El Don Félix en plena tarea, mediados de 1970

 

 

 

 

 

 

 

el primer buque del parque Submarino Las Grutas

Cuando el Don Félix estaba a orillas de la marea, en el lugar que comunmente se llama "Cementerio de barcos"

 

EL BARCO DON FÉLIX TIENE QUIÉN LO RECUERDE -I Parte-

Por: Marta Eva Amado

info@cronistasao.com.ar

DON SALVADOR CUENTA QUE EL BARCO LLEVA EL NOMBRE DE SU PADRE

 

don Salvador Meo y Nélida Galdo

Don Salvador Meo junto a su esposa Nélida Galdo

El yerno de don Valentín Galdo revive la historia de la pesca familiar y en ella incluye al barco "don Félix". Cuenta que ni bien se afincó en San Antonio tuvo una vida muy activa en la empresa. Primero trabajó al lado de su suegro, y después a través de la firma Galme Pesquera.

Y a pesar de que en el ´82, la fábrica entregó los activos, con las flotas de camiones y de barcos, y donde figuraba también el Don Félix, ahora un dejo de nostalgia se vislumbra en el rostro de Salvador. Es que veinticinco años más tarde, el nombre de su padre, a través del ahora mítico barco, tuvo un lugar en la agenda de la mayoría de los medios de comunicación de la zona, porque fue el primero que inauguró el esperado Parque Submarino Las Grutas.

“Don Valentín Galdo, que fue mi suegro- rememora Salvador- producía pulpitos y pejerreyes y se los enviaba a mi padre a Buenos Aires que trabajaba en el Mercado Concentrador y así, los dos se hicieron medios socios. Pero después del accidente de don Valentín, en mayo del ´69 y que le costara la vida en el mar, junto a su tripulación, los familiares directos hicimos en un comienzo, una Sociedad Anónima y después otra, de Responsabilidad Limitada.

Pero le repito, continúa historiando Salvador, cuando se ahogó mi suegro se perdió el barco y nosotros igual seguimos trabajando con otros que no eran nuestros, hasta que después compramos dos de madera de 17 metros, más ó menos, el 25 de Mayo y el Nueva Neptunia. Y más tarde, como había una reglamentación que se podía importar barcos, con la condición de que el 50 por ciento restante se fabricara en el país, trajimos de Iquique, que queda al norte de Chile a esos dos que eran gemelos y les pusimos los nombres de Don Félix y de Don Valentín por ser mi suegro y mi padre los iniciadores de la pesca en la familia”.


También cuenta que los barcos para llegar al puerto de San Antonio debieron atravesar el Estrecho de Magallanes con tripulación chilena pero que antes sortearon un lugar, al sur de Chile, muy difícil por las marejadas y corrientes. Y que cuando arribaron fue un acontecimiento para el pueblo, porque eran de hierro y ocupaban casi veinte metros de eslora. Al tiempo que detalla que los amarraban en el antiguo puerto de Gomas.

¿Y sabe, cómo se empezó ese muelle?- confiesa Salvador con marcada añoranza que revive el trabajo casi artesanal de aquellos pioneros.- “Resulta que antes funcionaba un atracadero de la firma Lahusen, que era de madera, medio destartalado. Y en ese mismo muelle, mi suegro al lado ponía el barquito y como no había terraplenes empezamos haciendo una zanja para que se apoyara y se quedara derechito. Y ahí fue que se profundizó ese lugar”. Además aclara que las gomas que pusieron, las traían con los camiones que iban con pescado a Mar del Plata o a Buenos Aires. Y que después, cada viaje significaba veinte ó cuarenta cubiertas en desuso, donde las compraban en las gomerías de los alrededores.

Y otra curiosidad de los barcos gemelos, Don Félix y Don Valentín, explicaba el ex empresario que son medios raros, porque tienen la cabina arriba y en la proa. Y que se debe a que los pesqueros chilenos divisan desde lo alto si hay pescado y que por eso, las empresas trabajan, por lo general con aviones que les hacen de apoyo.

A raíz del hundimiento del don Félix muchas son las historias que le aparecen a don Salvador. Ya que desde el ´46, que se quedó en San Antonio, toda su actividad la desarrolló en la pesca. Primero al lado de don Valentín. Y después, con los hijos de ese pionero. Y juntos iniciaron la otrora Galme Pesquera, que llegó a contar con más de 200 empleados y dos flotas de entre ocho ó nueve barcos, con un número igual de camiones.


Los relatos sobre el "Don Félix" continuarán con otros protagonistas, no te los pierdas!!!!

HOME MARZO ABRIL

HOME ACTUAL