staff
editorial: vandalismo en SAO
contacto
tiempo y mareas
ediciones anteriores
economía nacional

 

HOME

Eduardo José Tomasini en la costanera de Las Grutas, año 1992 -fot. flia. Tomasini-

CRÓNICAS DEL AYER

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tomasini en San Carlos de Bariloche

 

 

 

 

 

En la delegación de Las Grutas

 

Con Horacio Massachesi

 

 

 

 

Con Gian Franco Pagliaro

 

 

 

Su flia. Elsa Jacquat -sra., Mariela, Rosana -hijas- y Constanza -nieta-

 

 

 

 

 

Con Angeloz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA CHARLA EN 2003, CON EDUARDO TOMASINI (1942-2007): Primer Delegado de Las Grutas y fundador de Tiempo de Vacaciones

Marta Eva Amado

info@cronistasao.com.ar

-nota especial-

-febrero 4 de 2013-

-fotografías flia. Tomasini-

-La entrevista que originó esta nota tiene fecha 22 de octubre de 2003, también por aquella época escribí otro artículo que hizo referencia y que se publicó en Tiempo de Vacaciones-.

En la charla, Tomasini puntualizaba sobre cómo surgió su periódico Tiempo de Vacaciones y la forma que encontró de promocionar el turismo- en esos momentos iba por el octavo año de salida. Además contó el porqué de su llegada a Las Grutas con su familia en el 74 y finalizó refiriéndose al concepto abarcador de Comarca Bahía San Antonio, tal como lo mencionaba en algunos de los títulos, en vez de individualizar solo a Las Grutas.

Aquel 22 de octubre de 2003 Tomasini decía:

Llegué allá por el año ’74, cuando trabajaba en una empresa de Ingeniería en Buenos Aires, y vine para una obra en Sierra Grande. En aquel entonces, las comunicaciones no eran tan dinámicas como en la actualidad, no había empresas de colectivos, y el único medio de transporte rápido era tomar un avión en Viedma o en Trelew, lo cual significaba mucho costo, por lo tanto, con mi familia decidimos vivir más cerca y encontramos a Las Grutas” (Sic).

Con particular vehemencia contó que en aquel momento Las Grutas ni siquiera existía en los mapas del país, ni en los de la provincia de Río Negro, que solo figuraba como unidad turística en los folletos del Automóvil Club Argentino (ACA). Y después de una pausa apuntó: “El nombre de Las Grutas era exclusivo para los sanantonienses. Y bueno, dijo: “cuando se terminó el trabajo, ya no nos quisimos ir, nos enamoramos del paisaje y nos quedamos para siempre”.

-¿Cómo surgió la idea de la publicación?, pregunté.

-En realidad –respondió- fue una idea que hacía muchos años veníamos trabajando, inclusive cuando estuve como Delegado Municipal y era amigo de un familiar de Joan Manuel Serrat que vivió un tiempo en Las Grutas, con él pensé el proyecto de tener un periódico propio, pero nunca se concretó.

Entonces contó que cuando fue a Buenos Aires y asumió en la Casa de Río Negro, se encontró que en esos lugares ofrecían todo lo que de repente no se encontraba en el interior. Seminarios, talleres, cursos que tenían que ver con la diagramación, diseño y edición de diarios y revistas y de ahí que aprendió para darle forma a la idea de tener un periódico.

Tomasini definió el perfil de Tiempo de Vacaciones. Sostuvo que desde Buenos Aires no podía escribir noticias que hablaran de lo cotidiano de la gente del lugar. Y además se dio cuenta de la ausencia de información por las preguntas que le hacían a diario en la Casa de Río Negro, en Buenos Aires. Entonces le apareció más clara la idea de hacer un periódico sobre información turística con opinión favorable del recurso –tal, la realidad- y también con invitación de que se podía venir a Las Grutas los 365 días del año.

¿Cuánto tiempo hace de ese primer número?

-Y pasaron siete años, -señaló- ahora vamos por el octavo con una edición mensual de 3 mil quinientos ejemplares.

La distribución se realizaba en hoteles, casas de transportes, las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, La Pampa, Río Negro, Chubut.

Y también recordó que iba gente a la Casa de Río Negro y retiraba paquetitos de ejemplares. Una señora lo mandaba a Miami, y un señor a las Islas Canarias. “O sea, -dijo aquella vez sin disimular tanto orgullo- que tenemos la suerte de decir que contamos con un periódico internacional”.

Tomasini siempre estuvo relacionado con el turismo. Contó que tuvo la suerte de asumir la primera conducción de la delegación de Las Grutas y que fue uno de los fundadores y que le tocó hacerla desde un principio, no solo asumir, sino dejarla en funcionamiento.

En el 84 se creó la Delegación Municipal y el 29 de junio asumió como delegado. “Estuve por un período y medio –dijo- porque en la mitad del segundo el gobernador Álvarez Guerrero me designó como subsecretario de Turismo en la provincia y después continué con la administración de Massachesi y cuando asumió Verani fui como representante de la Casa de Río Negro, en Buenos Aires”.

Asimismo Tomasini aclaró que cuando estuvo como subsecretario hizo lo que hasta ese momento nadie había hecho. Pidió a la universidad del Comahue profesores de Turismo para que fuesen asesores. Reconoció que el grupo le aportó conocimiento técnico y que después el resto, lo completó con la experiencia, los viajes, la función pública y además con la investigación de otros modelos exitosos y hasta de fracasados. “Y hoy sigo hablado de turismo y sigo siendo material de consulta”, remató.

-¿Qué cosas que te hayan marcado recordás de la vida de “Tiempo de Vacaciones?

- En mi caso personal he cosechado muchas satisfacciones, manifestó y enseguida se extendió con algunos detalles.

Contó que acá resultaba difícil que el lugareño valorizara la lectura de “Tiempo de Vacaciones”. Pero que en Buenos Aires se dio cuenta de lo que la gente quería saber. Qué había en Las Grutas, qué se podía hacer. Por ejemplo –apuntó- hay quienes recuerdan la nota: “Qué hacer durante siete días en Las Grutas”, una publicación que hice dos veces. La gente la ha guardado, es más vino a mi casa con el periódico bajo el brazo, para hacer los siete días.

Sostuvo también que las expectativas puestas en la publicación representaban un gran desafío. Y que lo recaudado apenas le alcanzaba para cubrir los costos de impresión, pero que mientras no perdiera dinero continuaría editándola. “Para mí no es un medio de vida, pero sí me permite hacer lo que me gusta, también diciéndole a la gente que Las Grutas existe y que puede venir”, decía en octubre de 2003.

Y hasta completó la idea con un cálculo sobre la cantidad de lectores que había tenido desde el principio Tiempo de Vacaciones. Mil por mes –dijo- entonces, en los siete años estamos hablando de 84 mil personas que leyeron la publicación pero se estima que por lo menos cuatro leen un ejemplar –y siguió con otras observaciones-.

-¿Qué opinión te merece Las Grutas en la actualidad?, pregunté tras ir finalizando la charla.

-Las Grutas –dijo y hasta se le notó cierta gravedad en la voz- está en una etapa que necesita un estudio serio sobre dónde quiere llegar. Hasta cuándo tiene que crecer, dónde buscar nuevos mercados, porque el crecimiento de la oferta es tan grande –lo que se construye- que demanda año a año una estrategia diferente de comercio. Y esto es un llamado de atención al sector privado y oficial. Tenemos que buscar más alternativas en la Comarca Bahía San Antonio para que, por ejemplo, no toda la gente pernocte en Las Grutas y así pueda desplazarse por toda la zona.

Algunos datos de la biografía de Eduardo Tomasini.

Fueron extraídos de esta charla en 2003, de conversar con su familia y del libro: “Las Grutas Su Acción Cooperativa” –Franco González, 2004, Edición: Imprenta Las Grutas-.

Nació en la provincia de Santa Fe, el 4 de febrero de 1942 y falleció el 22 de agosto 2007 en San Antonio Oeste, pcia. de Río Negro. Ocupó el cargo de Delegado de Las Grutas entre 1984 y 1990-. Fue gerente de la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos Lda. Las Grutas –desde dic.-83 a-abril-85, se desempeñó como vocal y también la presidió desde abril 91 –a feb. 94.

Asumió la subsecretaría de Turismo de Río Negro, durante las gobernaciones de Osvaldo Álvarez Guerrero y de Horacio Massachesi. En la de Pablo Verani, dirigió las Áreas Turística y de Relaciones Públicas en la Casa de Río Negro -Buenos Aires-.

En noviembre de 1996 fundó Tiempo de Vacaciones y lo mantuvo en circulación por once años, incluso hasta ese mes de agosto que falleció de una enfermedad incurable. Además dio clases en la orientación Turismo de la escuela Media y tuvo cargos en ANSÉS y en la Delegación de Trabajo de SAO –siendo éste, el último que realizó-.

 

 

HOME